Arquitectura de la información es la estructura de un sitio Web.El término Arquitectura de la Información es la denominación empleada para describir la estructura de un sistema: la forma en que se agrupa la información, los modos en que se puede navegar por dichos contenidos así como la terminología empleada dentro del sistema.

Una arquitectura de la información bien diseñada permite que los usuarios puedan emplear un sistema con la confianza de que serán capaces de encontrar con facilidad la información que están buscando. La mayoría de las personas sólo llegan a ser conscientes de la existencia de una arquitectura de la información cuando ésta está pobremente implantada y representa un cúmulo de obstáculos para llevar a cabo sus objetivos.

Origen del concepto

La expresión “arquitectura de la información” fue acuñada por Richard Saul Wurman en 1975. La definición inicial de arquitectura de la información de Wurman era “organizar los patrones en datos, convirtiendo lo complejo en simple“. El término fue escasamente empleado hasta que en 1996, dos bibliotecarios –Peter Morville & Louis Rosenfeld– lo rescataron para definir el trabajo que estaban realizando al estructurar grandes sitios Web e intranets. En Information Architecture for the World Wide Web: Designing Large-Scale Web Sites definieron la arquitectura de la información como:

  1. La combinación de la organización, el etiquetaje y los esquemas de navegación dentro de un sistema de información.
  2. El diseño estructural de un espacio de información para facilitar la realización de tareas y el acceso intuitivo al contenido.
  3. El arte y la ciencia de estructurar y clasificar sitios Web e intranets para ayudar a los usuarios a encontrar y gestionar la información.
  4. Una disciplina emergente y una práctica común enfocada a aplicar los principios del diseño y la arquitectura a un entorno digital.

La arquitectura de la información y la usabilidad

En la actualidad, estos conceptos generales relativos a la arquitectura de la información se plasman de forma concreta en la primera tarea a acometer en la creación de un nuevo sitio Web: la definición de la estructura del sitio. Un sitio Web bien organizado es aquel que permite a sus usuarios encontrar lo que necesitan de forma fácil e intuitiva. En general, cuanto más fácil sea para los usuarios navegar por el sitio Web, más tiempo permanecerán en él y tendrán la oportunidad de llegar a una mayor proporción de contenido, además de proporcionarles una experiencia de uso satisfactoria que los motivará a volver. Un sitio Web bien estructurado facilita igualmente el crecimiento lógico del sitio mediante la incorporación de nuevos contenidos.

Diseño de arquitectura de la información para SEO utilizando post-its

Diseño de arquitectura de la información para SEO utilizando post-its

De igual forma, cuanto más corto sea el recorrido que tenga que hacer un usuario desde que llega al sitio Web hasta que logra cumplir el objetivo para el que llegó –ya sea comprar, consultar una información, descargar un manual de instrucciones o suscribirse a una newsletter– tanto mejor será el ratio de conversión. Se suele aceptar que cuantos menos clics involucre un determinado embudo de conversión, mejor será el ratio. Uno de los procesos más habituales de la optimización de la usabilidad de un proceso de compra radica precisamente en reducir el número de clics que tendrá que hacer el usuario hasta completar la adquisición.

La arquitectura de la información en SEO

En SEO, la estructura de un sitio Web tiene igualmente importantes repercusiones sobre la facilidad con que los buscadores serán capaces de rastrear todo su contenido y calcular la importancia relativa de cada uno de ellos respecto al resto, es decir, sobre su indexabilidad y relevancia, particularmente en tres aspectos:

  • Frecuencia: en general, cuanto más frecuentemente actualice su contenido un sitio Web, tanto más frecuentemente será visitado por las arañas de los buscadores para mantener la información del índice actualizada. Por eso, incluir secciones de noticias, actualizaciones de Twitter, carruseles de productos o secciones como “Lo más buscado”, “Lo más leído” o “Últimos comentarios” animarán a los buscadores a rastrear con mayor frecuencia nuestro sitio Web.
  • Amplitud: se trata de lograr que los buscadores indexen la proporción más amplia posible de contenido dentro de un mismo nivel de contenidos. Por ejemplo, en un listado de productos de una misma familia, los productos enlazados en primer lugar tendrán más probabilidades de ser indexados que los que aparecían últimos en el listado. Cuando los listados son tan amplios que están divididos en páginas (paginados) esto es especialmente grave, ya que la experiencia demuestra que los buscadores no indexan bien las páginas sucesivas de listados de resultados. Pero al mismo tiempo sabemos que un número excesivo de enlaces salientes en una única página no es bueno. Así que tendremos que encontrar la mejor solución de compromiso entre número de productos o resultados listados en una misma página (para evitar la paginación) y número total de enlaces salientes en esa página.
  • Profundidad: se trata de lograr que los buscadores indexen contenidos situados a varios clics de distancia de la home. Estos contenidos ocupan niveles más profundos en la arquitectura de la información de la Web y están, por lo general, enfocados al posicionamiento long-tail. Para mantener indexada la mayor proporción posible de este tipo de contenidos, conviene incluir secciones de enlaces a contenidos relacionados de forma que se mantengan enlazados la mayor cantidad posible de contenidos desde páginas relevantes y populares. Estos contenidos relacionados incrementan, además, el promedio de páginas vistas por sesión, así como la posibilidad de upselling (incrementar el valor total del pedido como cuando, al alquilar un coche, nos ofrecen un modelo mejor al inicialmente seleccionado por un coste añadido marginal) y cross selling (aumentar el número de productos del pedido animando al usuario a incluir accesorios y complementos).

A pesar de que podemos generar archivos sitemap para facilitar el proceso de descubrimiento de nuevas páginas de nuestra Web a los buscadores, hay que destacar que el archivo sitemap se debe considerar un complemento, no un sustituto, de una arquitectura de la información lógica, navegable y accesible para los buscadores a través de un menú de navegación rastreable.

Tipos de arquitectura de la información para un sitio Web

Los sitios Web se construyen sobre la base de la definición de una cierta estructura. Esta arquitectura es la base de su esquema de navegación y recrean en los usuarios un modelo mental que refleja la forma en que se ha organizado la información y los distintos contenidos que conforman el sitio Web. Básicamente, existen tres tipos de estructura que podemos emplear para construir un nuevo sitio Web: el modelo secuencial, el jerárquico y el modelo en red. Cada una de estas estructuras tendrá una importante influencia sobre la forma en que los visitantes navegarán por los contenidos de nuestra Web pero, además, producirán un efecto diferente sobre cómo los robots de los buscadores calculan la importancia relativa de un contenido respecto al total de la Web.

El modelo secuencial

La forma más sencilla de ordenar la información es organizarla en forma de secuencia. El orden de la secuencia puede ser cronológico, con los contenidos agrupados con un criterio temporal y ordenados de acuerdo a una evolución en el tiempo. También puede ser un orden lógico en donde los temas tratados progresan desde lo general hasta lo más específico. O bien por orden alfabético, tal como encontramos ordenados los conceptos en los diccionarios y enciclopedias. El modelo secuencial es apropiado en los sitios Web de formación, donde el usuario es conducido a través de una serie de lecciones consecutivas a lo largo de un esquema de navegación lineal.

Arquitectura de la información de tipo lineal

Arquitectura de la información de tipo lineal

En el modelo secuencial, cada página tiene un enlace saliente hacia la página siguiente. En realidad, el efecto desde el punto de vista de los buscadores, es estar ahondando en un nuevo nivel de profundidad de contenidos con cada nueva página vista ya que cada una de ellas está un clic más alejada de la página home. Partiendo del principio de que la página de entrada al portal suele ser la que mayor nivel de popularidad presenta, lo normal en este tipo de estructura es que dicho nivel vaya disminuyendo conforme avanzamos a lo largo de las páginas que forman la secuencia. En este sentido, Google considerará más relevantes las primeras páginas de la secuencia, es decir, las más cercanas a la página home de la Web.

El modelo jerárquico

Las estructuras jerárquicas son la mejor forma de organizar grandes volúmenes de información compleja. Frecuentemente, los sitios Web se organizan a partir de una página de entrada principal, a partir de la cual se desarrollan las diferentes secciones en niveles subyacentes que progresan desde lo más genérico a lo más específico, por lo que el modelo de esquema jerárquico se adapta especialmente bien a la organización de un sitio Web. Los esquemas jerárquicos son muy habituales en el entorno laboral de modo que la mayoría de usuarios encuentra este modelo muy sencillo de entender. Asimismo, la organización de los contenidos en un esquema jerárquico exige un enfoque muy analítico en donde a priori se deben identificar los distintos niveles jerárquicos de cada material.

Arquitectura de la información de tipo jerárquico

Arquitectura de la información de tipo jerárquico

El modelo jerárquico de Web favorece, además, que la página principal reciba enlaces entrantes desde el resto de páginas de la Web. Esto resulta en que la página home se beneficie tanto del mayor número de enlaces externos que recibe la Web desde otros portales, como del mayor número de enlaces internos que recibe desde todos sus contenidos. El resultado práctico será que la página de mayor popularidad será la página home, siguiendo en importancia las páginas cabeceras de sección (segundo nivel de profundidad), las páginas del tercer nivel, etc. Es decir, la popularidad será máximo en las páginas más importantes del portal: página home y páginas cabeceras de sección. Dado que estas páginas son las candidatas a competir en las búsquedas más genéricas –generalmente, las más competidas– lograr concentrar en ellas el mayor valor posible de popularidad mejorará sus posibilidades de posicionarse en puestos más visibles.

El modelo en red

Las estructuras en red son las más flexibles a la hora de organizar la información. En este tipo de estructuras, el objetivo es incentivar el pensamiento asociativo y favorecer el libre flujo de las ideas, permitiendo que los usuarios persigan sus intereses de acuerdo con un patrón único. Este modelo se desarrolla mediante la inclusión de un denso esquema de enlaces tanto al resto de la información disponible en el propio sitio Web como a otras páginas externas. Aunque el objetivo de esta estructura es explotar al máximo la capacidad de relación entre contenidos de la Web, las estructuras en red pueden generar en los usuarios una impresión de confusión, ya que son muy difíciles de identificar y comprender, y su comportamiento es, en general, imprevisible.

Arquitectura de la información en red

Arquitectura de la información en red

A diferencia del modelo jerárquico, en que la popularidad se concentra en unas pocas páginas, el tipo de organización en red favorece un reparto más equilibrado de la misma. Efectivamente, la profusión de enlaces transversales hacia distintos niveles de profundidad de contenidos, que caracteriza la estructura en red, difumina la preponderancia de la página home presente en los dos modelos anteriores: cualquier página es entrada y salida a la Web, y desde cualquiera de ellas podemos “saltar” a una sección totalmente distinta de la Web.

A partir de una cierta dimensión, los sitios Web suelen compartir aspectos de estos tres modelos de estructura. Excepto en aquellos sitios que de forma rígida imponen una exploración lineal a lo largo de una secuencia de páginas, lo más frecuente es que los usuarios exploren la Web de una forma bastante libre, más parecida al modelo en red. No obstante, este patrón de navegación se apoya en la previsibilidad del comportamiento de la Web de acuerdo con el esquema mental que el usuario se crea de su estructura. De modo que esta exploración libre y no lineal del sitio será satisfactoria sólo si se realiza sobre un modelo fácil de identificar y anticipar por los usuarios.

Referencias adicionales

Presentación de Fernando Maciá sobre Arquitectura de la información y SEO: el caso de 11811

Arquitectura de la información y optimización SEO on-page

Arquitecturas de la información para SEO

Diseño Web Centrado en el Usuario: Usabilidad y Arquitectura de la Información

Arquitectura de la información y usabilidad en la web

Arquitectura de la información en los entornos virtuales de aprendizaje. Aplicación de la técnica card sorting y análisis cuantitativo de los resultados