Cómo depurar un perfil de enlaces tóxicos hacia tu sitio web

Los enlaces tóxicos son enlaces de referencia que recibe nuestro sitio web, que afectan de forma negativa la autoridad y la popularidad del mismo debido a la baja calidad de los enlaces y el uso de prácticas de linkbuilding mal vistas por Google, como puede ser la sobreoptimización con palabras clave de los textos de anclaje, backlinks desde sitios web no relacionados con la temática de nuestro contenido, entre otras.

Hoy en día los enlaces entrantes o backlinks que tiene un sitio web no se pueden y no se deben tomar a la ligera. Las estrategias de linkbuilding y el mantenimiento de un perfil correcto de enlaces de referencia que nos benefician se vuelve cada vez más complicado. Esto se debe, en parte, a que las prácticas que se utilizaban años atrás, y que todavía se utilizan en cierto modo hoy en día, no siempre son naturales y honestas. Para contraatacarlas los buscadores han impuesto ciertas regulaciones a seguir, y han diseñado medidas en forma de advertencias y penalizaciones que aplican a los sitios web que no las cumplen.

Los buscadores han ido diseñando a lo largo de los años medidas en forma de advertencias y penalizaciones que aplican a los sitios web cuyas prácticas de link building no son naturales. Clic para tuitear

Tipos de penalizaciones por enlaces tóxicos o poco naturales

Penalizaciones por enlaces tóxicosLas penalizaciones por prácticas de enlaces manipulativos pueden ser manuales o algorítmicas. Es decir, pueden estar causadas por una acción manual de un trabajador de Google encargado de supervisar que los sitios web están cumpliendo con sus directrices; o bien, pueden ser producto de su algoritmo, que detecta de manera automática mediante indicadores concretos si un sitio web se está portando correctamente en lo que se refiere a los enlaces que recibe desde otros sitios web externos a él.

Google Penguin y su antecesor, Google Jagger.

Google Jagger fue la primera actualización del algoritmo de Google que empezó a devaluar los backlinks de mala calidad, como aquellos que procedían de granjas de enlaces, o eran recíprocos, comprados, etc.

Pero fue Google Penguin, lanzado allá por el 2012, el que puso un punto y final a la práctica de conseguir una cantidad desproporcionada de enlaces spam con el fin de manipular la popularidad y la autoridad de un sitio web, penalizando directamente aquellos portales que utilizaban enlaces maliciosos y de baja calidad con el fin de obtener un buen empujón en los rankings y ocupar las primeras posiciones sin realmente merecérselo.

Minusinsk de Yandex

El buscador ruso, por ejemplo, también lanzó una actualización del algoritmo en 2015 para combatir backlinks de mala calidad, obligando a los sitios web a depurar sus perfiles de popularidad bajo la amenaza de una penalización de los rankings, llegando a afectar a grandes e-commerce y pequeños sitios web en igualdad de condiciones.

Google Penguin 🐧 fue el que puso un punto y final a la práctica de conseguir una cantidad desproporcionada de enlaces spam con el fin de manipular los rankings de un sitio web. Clic para tuitear

Pero, espera. ¿Por qué es tan importante la popularidad de un sitio web?

Una persona que se encuentra fuera de lo que es el mundillo SEO y el marketing online probablemente no entienda muy bien el motivo de todo este «drama» en torno a los enlaces entrantes, lo cual es totalmente comprensible. Pero si lo vemos en términos más sencillos y genéricos, obtener un enlace de referencia de calidad es obtener una recomendación por parte de ése sitio web, que te considera una fuente fiable y respetable, en cuanto a tu contenido, o el producto o servicio que ofreces. Si el sitio web que nos ha otorgado el enlace tiene buena autoridad en Internet, y es bien respetado por sus visitantes y lectores, estaremos ganando visitas que, de otro modo, es muy probable no nos conocieran. Si le añadimos el plus del voto de confianza que nos dan los enlaces de referencia de calidad, hablamos también del aumento de conversiones y la posibilidad de conseguir más enlaces en otros sitios web o en las redes sociales. Todo esto contribuye, finalmente, a mejorar nuestro posicionamiento en los resultados de búsqueda, puesto que se trata de un factor muy importante que se tiene en cuenta en el cálculo de la relevancia de un sitio web.

Obtener un enlace de referencia de calidad es obtener una recomendación por parte de un sitio web.

Un enlace de referencia de calidad es una recomendación ☑ por parte de un sitio web que te considera una fuente fiable en cuanto a tu contenido, el producto o servicio que ofreces. Clic para tuitear

Si manipulamos nuestra popularidad con enlaces artificiales, preocupándonos más por la cantidad que por la calidad de los mismos, o recibimos enlaces no deseados por parte de sitios web que a ojos de Google –o cualquier otro buscador– son maliciosos, podríamos enfrentarnos a una penalización que nos haría perder posiciones en los resultados y, por tanto, visibilidad en los buscadores.

En Human Level hemos tratado diversos casos, tanto de penalizaciones, como de sitios web que estaban en riesgo de recibir como mínimo una advertencia por la gran cantidad de enlaces tóxicos que estaban recibiendo, por lo que contamos con una amplia experiencia en este campo.

Ahora, al grano.

¿Qué necesitamos para detectar y eliminar los enlaces tóxicos?

Para empezar a depurar nuestro perfil de popularidad y liberarlo de enlaces tóxicos, necesitamos:

  • Un buen listado de todos los enlaces que recibe nuestro sitio web, o como mínimo, una muestra lo suficientemente extensa si el portal es muy grande. Lo podemos obtener mediante herramientas especializadas que veremos enseguida.
  • Tiempo, bastante tiempo. Y paciencia.
  • Estar dados de alta en Google Search Console para poder utilizar también Google Disavow Tool.

1. Herramientas para realizar la auditoría

Existe una gran cantidad de herramientas muy completas que nos pueden ayudar en esta tarea un tanto compleja y desafiante, como pueden ser SEMRush, Majestic, Open Site Explorer de Moz, Cognitive SEO, Ahrefs, y cómo no, Google Search Console, entre muchas otras. Normalmente ofrecen listados bastante completos que podemos descargar y verter en un documento Excel, para un análisis más minucioso; o podemos ir revisándolos sin salir del sitio web de la herramienta.

¿Dónde se ven o dónde podemos encontrar estos listados?

En Google Search Console:

Accediendo a la propiedad que nos interesa y haciendo clic en «Tráfico de búsqueda», seguido de «Enlaces a tu sitio»:

Cómo ver los enlaces entrantes en GSC

Su listado completo se puede descargar haciendo clic en «Descargar más enlaces de muestra».

En Majestic:

En Majestic, al ser una herramienta completamente centrada en los enlaces entrantes que recibe un sitio, no se necesita buscar el apartado que los analiza. Tan solo tenemos que introducir el dominio del sitio web que queremos auditar en el cajetín de búsqueda, y obtendremos todos los datos que nos interesan distribuidos por pestañas:

Cómo ver los enlaces entrantes en Majestic

Además, con Majestic podemos ver en el momento el nivel de fiabilidad que tiene un dominio, a qué sector pertenece, y otra información de interés.

En SEMRush:

SEMRush también cuenta con un apartado de backlinks muy completo. De igual modo, introducimos el nombre del dominio en la barra de búsqueda y acto seguido, hacemos clic en el apartado correspondiente.

Cómo ver los enlaces entrantes en SEMRush

En SEMRush, además, tenemos una forma adicional de monitorizar los enlaces de referencia hacia nuestro sitio web, mediante la creación de un proyecto específico para un determinado dominio:

Proyectos en SEMRush

Una vez creado (es tan sencillo como hacer clic en el botón «Añadir nuevo proyecto» e introducir el nombre del dominio y del proyecto), podremos instalar el módulo «Backlink Audit». Durante la instalación, la herramienta nos pedirá rellenar algunos datos, como el alcance del análisis –a nivel de dominio, subdominio, etc.– así como otra información opcional, como puede ser:

  • Detalles de la marca.
  • Categorías a las que pertenece el sitio web (por ejemplo, cultura, ciencia, negocios…)
  • Los países objetivo hacia los que estamos enfocados.

Configuración del módulo Backlink audit

Cuando el módulo esté ya configurado, nos ofrecerá una monitorización constante del sitio y nos notificará cuando encuentre algún enlace que a su juicio sea sospechoso.

En la medida de lo posible, lo mejor es poder contrastar los datos de varias herramientas, de forma que si una de ellas ofrece únicamente una muestra, podemos completarla con los datos que obtendremos en otra.

2. Deduplicación de enlaces

Una vez hayamos obtenido los listados de las distintas herramientas, es importante realizar un análisis y limpieza previos de enlaces duplicados para no hacer trabajo en vano dos (o más) veces.

Esta fase es primordial, ya que al mezclar datos de distintas procedencias es muy probable que nos encontremos con una cantidad considerable de enlaces que se repitan, y a no ser que contemos con memoria excepcional –o más bien sobrenatural– acabaremos revisando los mismos enlaces en reiteradas ocasiones, invirtiendo nuestro tiempo valioso en algo totalmente innecesario y fácilmente evitable.

3. Indicadores en los que podemos fijarnos para detectar enlaces tóxicos

No os vamos a engañar, detectar los enlaces tóxicos a primera vista no siempre es fácil. Algunos son realmente obvios, pero otros se camuflan estupendamente. No obstante, hay algunos patrones en los que nos podemos fijar para hacerlo con sumo cuidado, tanto por el contexto en el que se encuentra el enlace, sus características, o las características del dominio o del sitio web que lo otorga. Por ejemplo:

  • Enlaces con anchor text sobreoptimizado con palabras clave desde contenido totalmente irrelevante con la página de destino. Sin más. Si el contenido guarda cero relación con la página de destino, y el texto de anclaje del enlace es la palabra clave objetivo, estamos ante un enlace que no nos va a aportar nada bueno. Un ejemplo burdo de ello sería: nosotros tenemos una tienda online de calcetines, pero sin venir a cuento aparece un enlace con el anchor text «calcetines» hacia nuestro e-commerce en un sitio web que tiene una página que trata sobre un trastorno psicológico. Este tipo de cosas nos deberían disparar las alarmas al instante.
  • Enlaces con anchor text totalmente irrelevante con la página de destino y con el contenido del sitio desde el que se enlaza. Por ejemplo, si tenemos un portal que ofrece información acerca del turismo en determinadas ciudades de España y nos enlaza un sitio web (probablemente de baja calidad) de ofertas de trabajo con el texto de anclaje «contrato laboral». No tiene ningún sentido y es un enlace que no nos interesa mantener.
  • Enlaces con anchor text de tipo «sexo», «viagra» y similares. Suelen provenir de portales identificados como sitios spam, por lo que son un claro ejemplo de enlaces de los que debemos deshacernos de raíz mediante su desautorización.
  • Sitios web con una apariencia «dudosa» o desfasada. En este apartado entran tanto webs que parecen haberse quedado atrás en el tiempo, en la década del 00 o incluso los 90, y que incluyen un montón de enlaces; como aquellas que son sencillamente páginas vacías, que no cuentan con ningún tipo de layout y su único contenido es un listado interminable de enlaces con anchor text extraños, sobreoptimizados con palabras clave, o que no representan de ninguna manera las páginas enlazadas de nuestro sitio web.
  • Sitios web con nombre de dominio sospechoso. Sobre todo cuando son varios dominios diferentes pero muy similares entre sí porque siguen el mismo patrón (o incluso comparten DNS), y además nos enlazan desde todos ellos. Si lo acompañamos con que su contenido o falta del mismo y otros factores como el anchor text nos producen dudas, como mínimo podemos ponerlos en nuestra lista de «volver a revisar más tarde». Quizá más adelante en la auditoría, y tras haber visto más ejemplos de sitios maliciosos podremos clasificarlos mejor.
  • Sitios web del tipo list-of-domains.xxx, domain-history.xxx y similares. Si bien técnicamente suelen otorgar enlaces «nofollow», no estará de más incluirlos en el archivo disavow por si acaso. Pueden tener distintas extensiones, pero típicamente son .org, .info, .net, .biz, etc., y no suelen ser de tipo .com o de tipo ccTLD (aunque nos hemos encontrado con casos que sí llevaban esas extensiones también, por lo que no los descartes).
  • Sitios web inapropiados, pornográficos o violentos. No van a ser positivos para nuestro sitio web en ningún contexto.
  • Sitios web de otros países, en otros idiomas y con apariencia sospechosa. Se puede dar el caso de que se nos enlace desde sitios maliciosos o irrelevantes de otros países. Si nuestra estrategia está enfocada en lugares concretos –ya sea a nivel nacional o internacional– y nos enlazan países que no forman parte de nuestro mercado objetivo, es probable que tampoco nos interese mantener los enlaces que nos otorgan.
  • Enlaces en comentarios de foros. Este tipo de enlaces suelen incluir el término «thread» en la URL, siendo ésta la forma más rápida de identificarlos.

Estos son los indicadores principales, pero hay muchos más aspectos en los que nos podemos fijar y que una vez se empieza a realizar una auditoría se van identificando.

4. Crear el archivo disavow.txt para subir a Google Disavow Tool

Una vez tengamos identificados todos los enlaces maliciosos y de los que no nos podemos deshacer de otro modo que no sea mediante su desautorización directa, realizaremos un listado de todos los dominios y subdominios que los otorgan y lo añadiremos a un archivo disavow.txt siguiendo el formato a continuación:

domain:ganardinero.biz
domain:list-of-websites.info
domain:holacocacola.org
domain:getcashnow.net
domain:ventadegatos.info
domain:etcetc.tk

Lo guardaremos y lo subiremos a la propiedad correspondiente en la herramienta.

Herramientas como SEMRush o Cognitive SEO pueden generar ese listado de forma automática, conforme vayamos marcando los sitios que consideramos maliciosos. Una vez terminado el proceso de selección, descargaremos el archivo, revisaremos que no se nos haya colado ningún sitio web cuyos enlaces sí nos interesa mantener, y lo subiremos de igual manera.

5. Otras formas de depurar enlaces entrantes

Otra forma algo más tediosa de deshacernos de los enlaces que no queremos que nos transmitan su popularidad es escribiendo directamente a los propietarios de los sitios web que los otorgan pidiendo su eliminación. Además de conllevar todavía más tiempo el tener que buscar cómo contactarlos y escribirles personalmente, en muchas ocasiones es probable que no obtengamos ningún tipo de respuesta.

Sin embargo, cuando se trata de enlaces que enfocados de otro modo (con un anchor text diferente o menos optimizado, por ejemplo) nos podrían beneficiar, definitivamente merece la pena tomarse el tiempo de solicitar su modificación por escrito a los propietarios.

Cuanto más depurado esté nuestro perfil de enlaces entrantes, menos posibilidades habrá de que suframos una penalización por parte de los buscadores, y además es muy probable que este hecho contribuya a que consigamos mejores posiciones en los resultados de búsqueda. Por estos y otros motivos que hemos visto en el artículo es fundamental dedicar nuestra atención a este aspecto de la optimización SEO, y realizar un seguimiento de los enlaces entrantes que recibimos con una frecuencia adecuada.

Anastasia
Autor: Anastasia
Consultora de posicionamiento web y traductora en la agencia de Marketing Online Human Level Communications.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *