Redactor SEO: ¿qué es y por qué es importante optimizar tus contenidos?

El perfil de un redactor SEO no equivale únicamente a alguien que sabe escribir y listo. La labor de este profesional del marketing de contenidos es mucho más compleja y aglutina funciones tales como la planificación de una estrategia, la investigación y la documentación de temas muy variados.

En un momento tan clave para el SEO y para el marketing de contenidos como el que vivimos, en el que la generación con Inteligencia Artificial parece poner en entredicho o incluso abocar a la extinción a profesionales como el que es objeto de este artículo, queremos detallar las bondades de la redacción SEO por humanos. Estos profesionales son capaces de crear contenidos a través de una metodología probada y un conocimiento profundo de las recomendaciones de Google.  Los redactores pueden apoyarse en el uso de una IA, pero siempre usada de forma ética, directamente enfocada al usuario y a alcanzar objetivos. 

¿Qué hace un redactor SEO?

El redactor SEO es la persona encargada de la generación de contenidos optimizados que posicionen en los primeros resultados de las búsquedas que realiza el usuario en la SERP (Search Engine Results Pages).    

En este punto queremos detallar algunas matizaciones

  1. La generación de contenidos abarca no sólo la redacción desde cero, sino también la adaptación de piezas ya creadas
  2. Los contenidos pueden ser de varios tipos: artículos de blog, términos de glosario, FAQs o preguntas frecuentes, páginas web, landing pages, etc. 
  3. El objetivo de posicionamiento parte de una premisa fundamental para el redactor SEO que no es otra que la intención del usuario cuando plantea la búsqueda a través de una palabra clave. El respeto y la priorización de esa intención de búsqueda son los mejores aliados para que un contenido se posicione mejor que otro para Google. 

Funciones de un redactor SEO

Como ya hemos anticipado, en este artículo vamos tratar la creación de contenidos desde dos realidades: la generación de nuevas piezas y la adaptación/optimización de las ya existentes. 

Atendiendo a ello, las principales funciones de un profesional enfocado a redacción para posicionamiento son las que enumeramos a continuación.

Investigar y documentar

Antes de empezar a redactar hace falta investigar en profundidad el tema a tratar. Esta tarea implica varios aspectos: 

  • La temática. Debe tratarse de un tema que responda a la búsqueda iniciada por el usuario y ajustado a las necesidades/problemas detectados.
  • El público objetivo. El tema o contenido sobre el que escribir ha de estar pensado para las personas a las que va destinado. En este caso la definición de uno o varios buyer persona es clave en la labor de redacción para posicionar.
  • La competencia. Las piezas creadas por los competidores pueden darnos pistas interesantes para saber qué funciona y qué no, así como para detectar necesidades que quizás hayamos pasado por alto o podamos enfrentar en un futuro. 
  • Los objetivos a cumplir. Las temáticas planteadas deben estar perfectamente alineadas con los objetivos que se deban llevar a término, ya estén dirigidos a generar mayor visibilidad, captación de leads, aumento de ventas, refuerzo o fidelización de marca, etc.  

En lo referente a la documentación, las formas de conseguirla dependen de forma directa del cliente y del proyecto para el que se escribe. 

En este sentido, desde el Departamento de Contenidos de Human Level hemos creado y adaptado nuestros propios métodos de trabajo para que encajen con las necesidades de información que podemos necesitar en cada proyecto. 

El fin de nuestros procedimientos es claro: buscamos que la información de partida sea completa, veraz y ajustada a objetivos. Sin duda, esta es la mejor forma de elaborar piezas de contenido de valor para el usuario y cuya calidad sea interpretada como contenido útil o helpful content por los motores de búsqueda.

Estas son algunas de las diversas técnicas para recopilación de información que manejamos en la agencia: 

  • Escritura de guiones personalizados con preguntas al cliente para que este nos comparta información. 
  • Solicitud al cliente de manuales de instrucciones, dossiers, condicionados, presentaciones corporativas, etc.
  • Grabación en vídeo de entrevistas con el cliente con preguntas-guía para recopilar datos que compartimos después con el equipo de redacción. 
  • Recopilación de documentos de fuentes externas verificadas: organismos oficiales, competidores, informes y estudios de agencias o medios acreditados, etc.
  • Investigación en Internet: nuevamente aplicamos un criterio de relevancia y credibilidad de las fuentes consultadas. 

Realizar análisis de palabras clave

Dado que el trabajo de redacción está enfocado al mejor posicionamiento posible en buscadores, lo lógico es que el punto de arranque del trabajo sea la una investigación de palabras clave.

Lo vemos más claro con un ejemplo práctico. 

Supongamos que nuestro cliente es una aseguradora cuyo objetivo es la conversión, esto es, quiere atraer un número cada vez mayor de clientes que contraten pólizas de seguros de distintos ramos. 

Tras realizar una keyword research en la que hemos incluido una brecha de palabras clave con otros competidores, vemos que uno de los términos que la competencia está trabajando es “seguro patinete electrico”. 

Esta keyword cuenta con un potencial de 3.600 búsquedas por mes como puede verse en la siguiente captura de pantalla obtenida de la herramienta keywordtool.io:

seguro_patinete_electrico

No obstante, los hallazgos encontrados en la keyword research no dictarán de forma automática los contenidos que debemos redactar. La estrategia siempre se personalizará a cada caso para atender a las necesidades propias de cada cliente. Por ejemplo, si nuestro cliente hipotético no contempla los patinetes eléctricos entre su oferta de productos a asegurar, no atacaremos esa keyword por mucho que la competencia la esté trabajando al no estar alineada con sus objetivos de venta.  

Diseñar una estructura acorde a intención de búsqueda

Tal y como hemos ido comentando, un aspecto a valorar en gran medida es la intención de búsqueda que se “esconde” tras cada palabra clave empleada en la búsqueda de nuestros usuarios. 

Sigamos con el ejemplo de nuestro hipotético cliente, la empresa aseguradora. En esta ocasión, nuestro equipo de consultores SEO sugiere al cliente la creación de una landing page con una calculadora que permita a potenciales clientes calcular por sí mismos y en tan solo unos minutos el importe de contratar un seguro de coche. 

El/la redactor/a SEO a cargo está al tanto de que la keyword objetivo para esta landing es “calcular seguro de coche”, que cuenta con un volumen de búsquedas mensuales de 3.600.

calcular_seguro_de_coche

Pues bien, en la estructura de la mencionada landing no tendrá sentido alguno hablar de ciertos temas que no están relacionados con la búsqueda inicial. Lo vemos mejor con un ejemplo de una estructura correcta y de una incorrecta: 

como_escribir_una_estructura_correcta

A pesar de que ambas propuestas parten de un mismo <H1> que encaja perfectamente con la keyword objetivo y con la intención de búsqueda del usuario, a medida que avanzamos por la estructura planteada en ellas vemos como en uno de los casos dicha intención de búsqueda se diluye y da paso a <H2> que nada tienen que ver con el objetivo real tras la calculadora de precios. 

El usuario quiere saber cómo conseguir una cotización de su seguro de coche en tiempo real y por sí mismo. Su búsqueda no se encamina a saber lo que es una calculadora de seguro de coche, sino al cálculo puro y duro de lo que le va a costar contar con esta prestación. 

Cualquier motor de búsqueda entenderá el contenido creado siguiendo la primera estructura como 100 % acorde y alineado con lo que el usuario pregunta, mientras que cualquier landing page creada siguiendo la estructura número 2 será interpretada como un contenido que no resuelve la duda del usuario y que, por tanto, no le aporta valor. 

Redactar de forma semántica, natural, humana y enfocada a objetivos

Como buen profesional que domina el arte de redactar y buen entendido en las prácticas de optimización de los motores de búsqueda, el/la redactor/a SEO evitará abusar del uso de la palabra clave principal e incurrir en keyword stuffing

A cambio, hará uso de los sinónimos y de las palabras semánticamente relacionadas.

Asimismo, sus contenidos han de ser y sonar naturales y humanos. No en vano están creados por un humano para sus congéneres que, al leerlos, no notarán ese “regustillo” metálico e inhumano que, en ocasiones, los redactores SEO profesionales notamos.

Atacar distintos tipos de contenido

Los tipos de contenido que un redactor SEO maneja en su día a día son variados y están pensados para distintos fines. 

  • Los artículos de blog son adecuados para atraer tráfico a partir de las dudas, objeciones y búsqueda de inspiración de los usuarios. Son útiles para ayudarles a tomar su decisión de compra y nos permiten acompañarles de una forma natural hacia los objetivos de conversión. Estos contenidos, además, expanden la visibilidad del sitio web más allá de lo que nos permitiría el puro contenido transaccional.
  • Las FAQs o preguntas frecuentes nos ayudan a dar respuesta a las principales dudas de los usuarios devolviendo un servicio corporativo o incluso informativo general.
  • Los contenidos descargables como ebooks o whitepapers son ideales para la captación de leads.

Cada tipo de contenido favorece una estructura y extensión distintas, así como la aplicación de un marcado de datos estructurados específico con el que perseguimos aparecer en los formatos de resultado (snippet) más visibles. 

Seguir una estrategia de enlazado interno

Además de escribir cuidando los aspectos mencionados hasta este punto, el redactor SEO tiene en su mano otra técnica con la que favorecer el posicionamiento del contenido. Me refiero al enlazado interno hacia y desde otras piezas del sitio web, con el que lograremos distribuir el flujo de popularidad del sitio y reforzar la visibilidad de las páginas más interesantes para nuestro negocio, como las transaccionales. 

Preservar la naturalidad en las propuestas de enlazado es clave para que el motor de búsqueda de turno no detecte una práctica forzada:

  • Si hablamos de interenlazado entre artículos del blog con carácter informacional, los enlaces deben apuntar a conceptos relacionados con los que el lector pueda ampliar sus conocimientos respecto a un tema determinado. 
  • Si hablamos de enlazado interno hacia otros productos o servicios con un fin transaccional, la propuesta de enlaces debe estar alineada con los objetivos del usuario y presentar tan solo aquellos productos o servicios que resulten pertinentes en cada contenido. Por ejemplo, en la descripción de una luminaria de un e-commerce de iluminación podríamos enlazar con los soportes que nos permitirán instalarla en nuestro hogar. 

Habilidades y formación del redactor SEO

Ya hemos mencionado que el redactor SEO debe poseer sólidos conocimientos de redacción y manejar con soltura las reglas gramaticales y ortográficas del idioma en el que escribe. 

Sin embargo, su formación no se limita exclusivamente a lo anterior y deberá contar con otras habilidades: 

  • Ser organizado. El redactor debe ser capaz de entregar los contenidos cumpliendo plazos y presupuestos. Cuando se trabaja en agencia, un mismo redactor participa en diversos proyectos y debe llevar un seguimiento adecuado de cada uno de ellos. 
  • Ser creativo. El uso de datos (como los obtenidos a través de la keyword research) no debería estar reñido con la creatividad, al contrario, ambos deberían nutrirse para crear contenidos útiles a la par que atractivos.
  • Prestar atención a los detalles. Aunque pueda parecer algo baladí, en muchas ocasiones hasta el más mínimo detalle juega a favor de la legibilidad y de que el usuario encuentre el contenido más apetecible. La ausencia de sinónimos, un mismo inicio en repetidas ocasiones, el uso de un lenguaje excesivamente técnico para una audiencia que no lo es, la presencia de errores por falta de revisión o el uso de párrafos interminables fácilmente sustituibles por ligeras viñetas, pueden interpretarse como síntomas de falta de mimo y cuidado del texto.
  • Apostar por la formación continua. En un mundo tan cambiante como el del marketing de contenidos es necesario estar al día de las nuevas directrices de los motores de búsqueda, así como de las nuevas herramientas o funcionalidades de las que nos podemos servir para optimizar nuestra labor. 
  • Buscar la coherencia y la armonía. De mi experiencia como redactora SEO y editora de contenidos digitales he aprendido que la falta de armonía no solo se manifiesta en grandes errores. Aspectos tan aparentemente inocuos como no mantener un mismo estilo de redacción (mezclando verbos con sustantivos, preguntas con oraciones afirmativas, etc., tal y como puedes ver en el ejemplo de la derecha) en varios puntos de una misma jerarquía de Hn puede afectar de lleno a la desarmonización del texto. 

ejemplo_estructura_armonica

Reconozco que he forzado un poco los ejemplos anteriores pero, ¿he conseguido mostrarte más gráficamente lo que entiendo por armonía?

Ventajas de la redacción SEO en la estrategia de contenidos

Para terminar quiero mostrarte algunas de las ventajas que destacan a la redacción SEO frente a la no enfocada a posicionamiento y para ello, me voy a servir de ese recurso maravilloso que son las viñetas: 

  • Mayor retorno de la inversión (ROI) al estar los contenidos enfocados a ser encontrados y leídos con mayor probabilidad.
  • Ajuste idóneo entre temática e intención de búsqueda marcada por una investigación y uso de palabras clave correctas. 
  • Mejor diseño de la estructura del contenido apoyada por palabras clave principales y secundarias detectadas de las búsquedas de los usuarios. Las PAA (People Also Ask) de los buscadores son aliadas naturales de los redactores SEO.
  • Optimización del enlazado interno para fortalecer y derivar popularidad a otros contenidos propios.
  • Mejor gestión del enlazado externo a fin de aportar valor al usuario a base de fuentes veraces y con información contrastada.
  • Mayor ajuste a las directrices de Google en cuanto a EEAT (Experiencia, pericia, autoridad y credibilidad). 

Si tras todo lo que te acabamos de mostrar te has dado cuenta de que la redacción SEO puede brindarte una serie de ventajas que desconocías, o si buscas contenidos alineados con tus objetivos de visibilidad, refuerzo de marca o conversión a venta, permítenos ayudarte de la forma que mejor sabemos: escribiendo para que te vean y te elijan. 

Nuestra experiencia en la creación de contenidos cuenta con el aval y reconocimiento de nuestros clientes.

    Publicado el
Alicia Rodríguez Ruiz
Alicia Rodríguez Ruiz
Responsable de contenidos en Human Level. Diplomada en Ciencias Empresariales. Posteriormente realizó un Máster en gestión y Dirección de Pymes y un posgrado en Community Management. Fundadora de Somechates. Profesora y conferenciante.

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)

es