Los dominios espejo son dominios aparcados sobre la misma IP que el dominio principal o canónico. Al navegar por estos dominios, accedemos a los mismos contenidos con la única diferencia del dominio principal en la URL. Al presentar exactamente el mismo contenido que éste, son detectados como contenido duplicado y uno de los dos se posicionará bien, mientras que el otro quedará relegado a los resultados suplementarios.

Dominios espejo por parking sobre la misma IP

Cuándo es probable que existan dominios espejo

Frecuentemente, las empresas compran más de una extensión de su dominio con el fin de proteger su marca. Pueden ser extensiones de dominios gTLD –por ejemplo, podríamos comprar nuestrodominio.com, nuestrodominio.net, nuestrodominio.biz…– o bien extensiones de dominios internacionales ccTLD: nuestrodominio.es, nuestrodominio.fr, nuestrodominio.it, etc. Podría caerse en la tentación de configurar todos los dominios adquiridos para que apunten hacia el mismo servidor (es decir, hacia una misma IP), de forma que los usuarios pudieran visitar el sitio web fuera cual fuera la extensión de dominio introducida.

Aunque desde el punto de vista de los usuarios esto no plantea ningún problema, desde el punto de vista de los buscadores sí, ya que el contenido idéntico rastreado en distintos dominios será detectado como contenido duplicado. El resultado más probable es que sólo uno de los dominios se posicionará correctamente.

Cómo podemos descubrir dominios espejo

Con frecuencia, descubriremos dominios espejo de la misma forma que descubrimos contenido duplicado: buscando una cadena de texto literal (recuerde, buscar un fragmento de texto suficientemente específico y entrecomillado en los buscadores). Si existe un dominio espejo, los buscadores mostrarán el resultado del mismo a continuación del resultado del dominio canónico (al que consideran fuente original y primaria del contenido). Si comprobamos que todo el contenido coincide, entonces lo más probable es que se trate de un dominio espejo.

Problemas que plantean los dominios espejo en SEO

Uno de los problemas es que, en este escenario, no podemos anticipar cuál de los dominios será seleccionado por el buscador como el origen real de los contenidos. Podría darse la circunstancia de que los buscadores indexaran el contenido en el dominio más antiguo, el más popular o el primero en el que descubrieron el contenido y que no fuera éste la opción deseable para la empresa.

Adicionalmente, y después de la actualización Panda de Google, cualquier escenario en el que se detecte contenido duplicado puede ser potencialmente peligroso para el posicionamiento de dicho contenido sea cual sea el dominio en el que se indexe.

Dominios redireccionados con redirect 301 para evitar dominios espejo

Recomendaciones a implementar en escenarios de dominios espejo

Si es propietario de dominios adicionales al de su propio sitio Web (por ejemplo, con extensiones para distintos países) y desea que cualquier visita a dichos dominios pueda visitar las páginas de su Web principal, lo aconsejable es programar redireccionamientos permanentes 301 desde los dominios secundarios hacia el principal. Un ejemplo de esta estrategia, plenamente justificada, lo encontramos en dominios de empresas como Häagen-Dazs o Schweppes: es tan complicado recordar correctamente cómo se escribe la marca que compraron dominios adicionales con diversos errores en el deletreo. Estos dominios se redirigen al principal con redireccionamientos permanentes 301.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!