Redirección 302

¿Qué es una redirección 302?

Una redirección 302 indica que el contenido de una página se ha trasladado temporalmente a otra URL y redirige las solicitudes de la URL original a la del destino de la redirección.

En SEO, la redirección temporal 302 se utiliza en escenarios muy concretos, en los que es necesario redirigir el acceso desde algún contenido hacia otro solo temporalmente, sin que ello conlleve una migración completa. Esta temporalidad es la principal diferencia que existe entre una redirección 302 y una redirección 301, recomendada para migraciones definitivas.

Funcionamiento de una redirección temporal 302 desde la perspectiva de los usuarios y de un buscador.
Funcionamiento de una redirección temporal 302 desde la perspectiva de los usuarios y de un buscador.

Como vemos en el gráfico, para los usuarios no hay ninguna diferencia entre una redirección permanente 301 y una redirección temporal 302. En ambos casos perciben que la URL solicitada inicialmente (abc) «salta» a otra (xyz) donde finalmente acceden al contenido.

Los robots de los buscadores también son redirigidos de la URL original (abc) a la URL destino de la redirección (xyz). Sin embargo, el código de temporalidad 302 les indicará que la URL bajo la que deben indexar ese contenido es la de origen (es decir, abc), y no la de destino (xyz). Esta es la principal diferencia entre una redirección 301 y una 302. En el caso de una redirección 301, los buscadores interpretarán que el contenido ha migrado permanentemente a la dirección de destino y usarán esta URL para indexar (en este caso, xyz).

A efectos prácticos, un usuario no nota la diferencia entre una redirección 302 y otra 301. Un buscador, en cambio, interpreta una redirección 302 al pie de la letra: el traslado es temporal, y por tanto, entiende que la URL original es la que se debe mantener indexada y posicionada, porque a corto o medio plazo se volverá a utilizar, y cualquier tipo de autoridad y link juice que haya conseguido anteriormente, no se transfiere a la URL que recibe la redirección, porque de aquí a un tiempo se espera que la URL original se restablezca.

La controversia que existe en la actualidad con el uso de las redirecciones 302 es que a menudo no se utilizan correctamente, lo que acaba confundiendo a los buscadores. Hemos conocido muchos casos en los que lo correcto sería que la redirección fuera 301, ya que el contenido se ha trasladado hacia otra ruta de forma definitiva. Y sin embargo, se ha utilizado un código de respuesta 302 en su lugar, impidiendo, por tanto, que se realice la adecuada transmisión de popularidad y relevancia hacia la nueva página, y que la antigua URL se sustituya con éxito por la nueva en los resultados de búsqueda.

Atención: debemos ser muy cuidadosos con las redirecciones 302 pues solo una URL puede apuntar a otra con este tipo de redirección. Si redirigimos desde múltiples URLs con redirecciones 302 hacia otra URL, le estaríamos diciendo a Google que indexara el contenido de la URL destino de la redirección con las múltiples URLs de origen lo que, en último término, provocaría una situación de contenido duplicado.

Cuándo tiene sentido utilizar una redirección 302

Utilizar redirecciones 302 es recomendable solo en casos muy concretos, porque un traslado temporal de contenido no es muy común. Normalmente la redirección se hace efectiva de forma definitiva con su correspondiente migración de contenido, ya que supone una alteración considerable para la página, y es algo que se quiere mitigar en la medida de lo posible, para no marear ni a los usuarios, ni a los buscadores, con el consecuente impacto en la visibilidad y popularidad.

Se nos ocurren los siguientes escenarios posibles:

  • Para un contenido ya publicado y posicionado, que se encuentra en construcción o edición, por ejemplo, y no queremos que los usuarios o los buscadores tengan acceso a él mientras esté en ese estado. Se restablecería el acceso a la URL original una vez hayamos terminado de realizar los cambios.
  • Por usabilidad, cuando por algún problema técnico un contenido necesite ser restaurado, y no queremos que este problema afecte a nuestros usuarios, ni que se encuentren con un error 404 sin saber hacia dónde ir. En este caso implementamos una redirección temporal y la retiramos una vez esté todo solucionado.

En definitiva, el uso de redirecciones 302 no es muy común, y hay muy buenos motivos para que esto sea así. Ante cualquier duda, consulta con un profesional de posicionamiento en buscadores a la hora de mover un contenido de tu sitio web, especialmente si éste ya disfruta de buenos rankings en los resultados.

    Anastasia
    Autor: Anastasia
    Consultora de posicionamiento web y traductora en la agencia de Marketing Online Human Level Communications.