Qué es una Comunidad de Bienes y cómo puede ayudar al autónomo

¿Qué es una Comunidad de Bienes?

Una Comunidad de Bienes (CB) se considera como la forma legal más sencilla y rápida que existe para que dos o más autónomos puedan asociarse y crear una empresa entre ellos, pero sin perder su condición de autónomos al mismo tiempo. Una vez constituida, los partícipes pasan a ser socios comuneros y la propiedad de los derechos y los bienes aportados pertenece pro indiviso a la actividad empresarial que deciden realizar en común. Cabe añadir también que la Comunidad de Bienes no posee personalidad jurídica, rigiéndose por el Código de Comercio en materia mercantil y por el Código Civil en derechos y obligaciones.

La constitución de una Comunidad de Bienes es una buena solución de comienzo para que dos o más autónomos puedan crear una empresa, cuando no se dispone de capital inicial o no se aspira a tener grandes ingresos a través de ella.

Trámites para la constitución de una Comunidad de Bienes

La constitución de una Comunidad de Bienes no pide muchos requisitos y depende de ciertos factores, tales como si se aportan bienes inmuebles o derechos reales, por ejemplo. En ese caso, será necesario redactar una escritura pública ante notario. De lo contrario, es suficiente con que todos los socios firmen un contrato privado, donde se describirán:

  • Las aportaciones de cada socio comunero, en forma de bienes y dinero.
  • Quién llevará la administración de la Comunidad de Bienes
  • La actividad empresarial que se va a realizar.
  • El porcentaje de participación de cada uno con respecto a las pérdidas y ganancias.

Una vez se ha redactado y firmado el contrato de constitución, se han de realizar los siguientes pasos en Hacienda para que la Comunidad de Bienes se considere efectiva:

  • Darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), que se puede hacer mediante Internet si se dispone de DNI electrónico.
  • Pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.
  • Solicitar el Código de Identificación Fiscal (CIF).
  • Declaración censal del Impuesto de Valor Añadido (IVA).

Para poder iniciar la actividad empresarial es necesario pasar también por otra serie de trámites con la Seguridad Social, el Ayuntamiento y el Ministerio de Trabajo, siendo éstos:

  • Darse de alta en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA), si todavía no se ha hecho.
  • En caso de haber trabajadores contratados o tener intención de hacerlo, darse de alta en el Régimen General.
  • Solicitar el Libro de Visitas para inspecciones de trabajo y Seguridad Social.
  • Obtener la Licencia de Apertura si se va a iniciar una actividad mercantil.

¿Cuáles son las ventajas de constituir una Comunidad de Bienes para un autónomo?

Además de una reducida cantidad de trámites (a diferencia de cualquier otro tipo de sociedad) y los costes de éstos, constituir una Comunidad de Bienes no requiere de la aportación de un capital mínimo obligatorio para poder formalizarse, lo cual se configura como la solución ideal para formar una empresa pequeña si no se dispone de muchos recursos económicos. Por esa razón, muchos autónomos otorgan preferencia a la constitución de una empresa por este medio, pues es evidente que el proceso burocrático aquí es bastante más fácil.

Otras ventajas y puntos a favor de las Comunidades de Bienes

Listaremos a continuación algunas de las otras razones por las que decidirse por constituir una Comunidad de Bienes:

  • Mantenimiento voluntario. Un socio de la Comunidad de Bienes puede pedir la división de los bienes comunes en cualquier momento, por supuesto de forma proporcional al porcentaje de participación de cada socio comunero.
  • Menos impuestos. En el aspecto fiscal, una Comunidad de Bienes está sometida al Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF), declarando cada uno de los socios sus ganancias por separado. Esto significa que se pagarán menos impuestos, si en un principio se cuenta con un negocio de dimensiones e ingresos pequeños. Siempre se puede plantearse la posibilidad de transformación en una Sociedad Limitada si el negocio crece, pues a partir de cierta cantidad de ingresos el Impuesto de Sociedades puede resultar más rentable.
  • Facturación conjunta. Las facturas se expiden por la Comunidad de Bienes, y no de forma individual por cada uno de los socios comuneros.
  • Responsabilidad solidaria. La responsabilidad también es común: la Comunidad de Bienes actúa como una unidad, por lo que todos los socios responden con su patrimonio presente y futuro ante las deudas.
Contenidos
Autor: Contenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *