Dedicatoria y agradecimientos del autor

[vc_wp_custommenu nav_menu=»290″]

Dedicatoria

Dedicado a Fernando Domene (in memoriam).
Mi tío, mi maestro, mi mentor, mi socio, mi amigo.
Siempre serás mi Campeón.

Agradecimientos

Mi primer agradecimiento es para Eugenio Tuya, responsable editorial, por su motivación, continuos ánimos e infinita paciencia. Diez partos compartidos. No sé si eso nos hermana de alguna forma, pero soy afortunado por contar con su complicidad. Gratitud que quiero extender a Lidia Señarís. Con su revisión rigurosa, mis textos han ganado en claridad y corrección. Me asombra su profundo conocimiento de la lengua y espero haber aprendido algo de su obsesión por la sencillez y la elegancia en la redacción. Gracias, también, a Claudia Valdés-Miranda Cros, por su rapidísimo y excelente trabajo de maquetación, a Celia Antón Santos por su adaptación de la cubierta y a Eduardo Rodríguez Meliá, por una ilustración de portada en la que me veo identificado.

También quiero dar las gracias a Montserrat Peñarroya, una auténtica pionera y, con seguridad, una de las personas que más saben de marketing digital no por lo que ha leído, sino porque ha contribuido en primera persona y de forma importante a la construcción de este sector desde las distintas vertientes de su actividad como emprendedora, inversora, consultora, autora y docente. Es un verdadero honor contar con su prólogo.

Con casi 18 años de experiencia en marketing digital, estoy en deuda con más personas de las que puedo mencionar. Siéntanse, por favor, destinatarias de mi agradecimiento todas las que de una forma u otra me tendieron la mano en algún momento y créanme cuando afirmo que las mencionadas son sólo sus dignas representantes.

Mi empresa y yo nos dedicaríamos a otra cosa si desde 2005 no hubiera contado con la confianza de personas como Fermín Lozano, Nicolás Barrios, Alejandro Asúnsolo del Barco, Javier Candelas, Roberto López del Cura, José Luis Sastre, Tomás de Cos, Adrián Segovia, Rafael Arroyo, José Vidal, Luis Astorga, Olga Pastor, Virginia Clemente, Gema Miralles, Ignacio Bustamante, Marisa Moya, Javier Esteban, Manu Bonachela, Estrella Álamo, Nicola Riva, Fernando Tormo, José Luis Sarralde, Juan Mora, Jerónimo Pérez Paz , Dámaso Curto, Txema Carvajal, Prado Garrigós, David Giner, Juan Guerrero, y tantísimos otros clientes que apostaron por Human Level desde sus inicios, contribuyendo a cimentar nuestro prestigio como consultora.

Un prestigio construido a partir del trabajo excelente de compañeros como José E. Vicente, Fani Sánchez, Merche Martínez, Ramón Saquete, Rocío Rodríguez, María Navarro, Miguel Ángel Culiáñez, Anastasia Kurmakaeva, Sandra Vílchez o Juan Daniel Fuentes, así como de otros consultores que en el pasado formaron parte de nuestro equipo. Es un placer trabajar con vosotros.

Quiero agradecer también a Marcos Condo, de Condo Consulting (Venezuela), Luis Carlos Chaquea, de Interlat (Colombia), Christian Alvarenga, del Instituto de Diseño y Tecnología (Paraguay) y Sante J. Achille, de SMXL Milano (Italia) por brindarme la oportunidad de participar en eventos internacionales.

Quisiera incluir aquí a colegas con quienes comparto pasión y visión. Pasión por el marketing digital y visión por convertirlo en una profesión rigurosa, reconocida y respetada. Agradezco su contribución a este objetivo a personas que admiro por su talla profesional y humana, como Guillermo Vilarroig, Sergio Simarro, Iñaki Huerta, Ricardo Tayar, Natzir Turrado, Pedro Martínez, Gianluca Fiorelli, Eduardo Garolera, Dani Pinillos, Fernando Muñoz, Aleyda Solís, Carlos Redondo, Javier Lorente, Ismael el-Qudsi, Daniel Torres-Burriel, Juan González, Daniel García de la Torre, Lakil Essady, MJ Cachón, Miguel Orense, Miguel López.

Un agradecimiento especial para quienes me dieron la oportunidad de compartir mis conocimientos y experiencia en las aulas: Paco Cabrera, Vicente Ros, Alfonso López Viñegla, Iñaki Lakarra, María Puchalt, Cristófol Rovira, Alex Doncel, Gemma Muñoz, José Félix Muñoz, José Cremades, Narciso Samaniego, Benet Marcos, José Llinares y tantos otros.

Por último, mi total reconocimiento y gratitud a una familia que es mi mayor apoyo y motivación. Soy enormemente afortunado por teneros junto a mí.