El texto de anclaje o anchor text es el texto que funciona como hipervínculo o enlace desde un contenido en el que está incluido, hacia otro contenido a donde dirigirá el navegador si el usuario hace clic sobre el mismo.

Un enlace estándar HTML puede mostrar este código:

Código de un enlace HTML donde se ve el texto de anclaje o anchor text

En este ejemplo de enlace HTML:

  • <a> </a>: son las etiquetas de indican la apertura y el cierre de un enlace.
  • href: “http://www.dominio.com/pagina-destino.html”: es la URL de destino a la que se dirigiría al usuario si hiciera clic en el enlace.
  • target=”_blank”: indica si el enlace se debe abrir en la misma ventana o pestaña de navegador, o bien en una nueva (como en el ejemplo mostrado en la imagen).
  • title=”Hacer click para ir a página de destino”: es un texto incluido con un objetivo de accesibilidad. Este texto se muestra como una pista o tooltip al usuario cuando deja el puntero encima del enlace. No cumple un objetivo SEO.
  • Anchor text: o texto de anclaje. Es el texto que ve el usuario como enlace y sobre el que debe hacer clic si quiere visitar la página a la que apunta el enlace.

Pero ¿cuál es el impacto del texto de anclaje en lo que al SEO se refiere?

Si estás leyendo esta página, es probable que ya hayas leído muchas discrepancias de opiniones y guías con respecto a los textos de anclaje y su correcto uso para el beneficio del SEO de un sitio web. Normalmente nos encontramos entre estas dos posiciones:

  • Construye siempre enlaces de textos de anclaje enriquecidos con palabras clave.
  • No utilices nunca palabras clave, utiliza términos neutros en la redacción de tus anchor text.

¿A cuál de los dos consejos deberíamos hacer caso? La realidad yace en un punto medio entre ambos, y es que, en la moderación y el sentido común está la clave, así como en el tipo de enlaces que vamos a construir: internos o externos.

Dependiendo del tipo de enlace, el anchor text puede tener una función u otra.

Enlaces externos

Los enlaces externos o inbound, es decir, aquellos que recibimos desde fuentes externas hacia nuestro sitio web alimentan la popularidad del portal. Pueden hacerlo de forma negativa o positiva, y esto dependerá de varios factores, entre los que está el texto de anclaje utilizado por la web que nos otorga el enlace. Si Google –el rey entre los buscadores– detecta un gran número de enlaces con anchor text bien nutridos con palabras clave hacia tu portal, se alarmará y podría penalizarte, especialmente si el contenido desde el que se te enlaza no comparte puntos en común con la página de tu portal, o es un dominio sospechoso. Cada caso es un mundo y no existe una recomendación que se pueda aplicar a todos.

Además, muchos consultores SEO se preocupan de este tipo de enlaces, olvidándose por completo de los…

Enlaces internos

El interenlazado interno es también fundamental para el posicionamiento, y el uso de los anchor text correctos entra también en juego en este tipo de enlaces. Nos permite distribuir correctamente la fuerza del posicionamiento de nuestro sitio web entre las diferentes secciones: categorías, subcategorías, etc.

Aquí es muy importante que el anchor text coincida lo máximo posible con el contenido al que se está enlazando, lo que también le ayudará a Google a determinar cuan relevante es la página de destino.