Es el coste de una campaña publicitaria en la web relacionada directamente con el número de veces que se muestra un anuncio (impresiones). Suele ser el modelo de coste más utilizado en las campañas de reconocimiento de marca, también llamadas de branding. Este modelo de coste asegura que el anuncio se ha mostrado un número de veces por el que se paga. El CPM no asegura visitas ni conversiones, por lo que no suele ser un buen modelo para lograr objetivos diferentes al de potenciar o dar visibilidad a un producto, servicio o marca.

El CPM suele ser el modelo de coste más utilizado en las campañas de reconocimiento de marca o branding.

coste por mil cmpEl coste por mil tiene sus orígenes en la publicidad mostrada en televisión, radio o medios de prensa, dónde se vende publicidad basada en la audiencia del medio. El uso de CPM en Internet es mucho más fiable, ya que, la tecnología permite medir las veces que ha aparecido realmente una anuncio publicitario y en esta cifra se basa la factura del coste de la publicidad.

El uso de CPM en Internet es mucho más fiable que la simple visualización de publicidad en los medios tradicionales.

El CPM en portales web se mueve aproximadamente entre los 5 euros a los 50 euros de media, dependiendo del tráfico, la segmentación del sitio Web, el formato del banner, la sección y el lugar dónde se publique el anuncio. Por ejemplo, si el CPM de un sitio Web es de 20 euros, esto significa que si un anunciante quiere comprar 40.000 impresiones en un mes el contrato total quedaría en 40.000 impresiones x 20 coste por mil /1.000 = 800 euros.

Si consultamos las tarifas de Unidad Editorial (Expansión, Marca, El Mundo), podemos comprobar que los CPM para los distintos tipos de anuncios varían entre los 3 euros por cada mil impresiones para un botón hasta los 110€ por cada mil impresiones de un formato de banner llamado “Spot in news”. La mayoría de anuncios se encuentra entre los importes indicados anteriormente.

En plataformas de publicidad como Google AdWords se suele utilizar en las campañas denominadas como de display, aunque cada vez es más recomendable usar otras estrategias de puja debido a la búsqueda de la rentabilidad en la publicidad y, para conseguirla, es más fácil usar métodos como el CPC o el CPA.

El CPM es un método de puja menos recomendable que el CPC o CPA para una estrategia de conversión.

Aún así, para campañas en la que su estrategia sea aumentar la viabilidad de una marca, producto o servicios, sigue siendo un sistema válido.

En campañas publicitarias  basadas en anuncios de vídeo, también se utiliza el CPM, aunque en AdWords se denomina como CPV o coste por visualización.

Como comparativa con el marketing tradicional, el coste por impresión (CPM) es lo que estamos dispuestos a pagar por que la gente vea nuestros anuncio en los medios de comunicación masivos, como la publicidad exterior, televisión, prensa escrita o radio.

Fuentes

http://www.unidadeditorial.com/Publicidad/images/Cpm/Tarifa_CPM_%202014.pdf

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!