La indexabilidad de un sitio Web es la facilidad que tienen los buscadores de encontrarlo y rastrear la totalidad de su contenido. En general, consideramos que un sitio Web es indexable (o que tiene una buena indexabilidad) cuando los robots, crawlers o arañas de los buscadores pueden:

  • Encontrarlos, generalmente a partir de un enlace hacia los mismos publicado en un sitio Web ya indexado; tras cumplimentar el proceso de darlo de alta desde un formulario al efecto en los propios buscadores o bien por encontrar la URL en un archivo sitemap.
  • Rastrear la totalidad de su contenido: no sólo el obviamente indexable como el texto, sino también las imágenes, vídeos, animaciones, documentos enlazados, etc.
  • Clasificarlos en categorías de búsqueda para las cuales ese sitio Web o página en concreto sería un resultado pertinente y, preferiblemente, con un nivel de relevancia mayor que otras páginas Web que compiten para posicionarse en la misma categorías de búsquedas.

Si se cumplen estas condiciones, los buscadores añadirán el sitio Web a su índice y diremos entonces que la página ha sido indexada. Junto a la usabilidad, consideramos que la indexabilidad es uno de los aspectos críticos de los sitios Web de alto rendimiento, pues antes que podamos posicionar una página Web, es condición necesaria que la misma haya sido rastreada e indexada por los buscadores.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!