Un dominio es el nombre que se utiliza para identificar una página web. Los dominios constan de dos partes:

  • La primera parte es el nombre en si
  • La segunda es el dominio de primer nivel, más conocido como extensión

Por ejemplo para el dominio “Humanlevel.com”, “Humanlevel” sería el nombre y “.com” la extensión. Hay que tener en cuenta que los dominios son únicos dentro de cada extensión.

Los nombres de un dominio se pueden formar por diferentes caracteres, siendo los más comunes las letras, los números o los guiones. Los caracteres que se pueden usar en los dominios dependen de la extensión. Por ejemplo, para dominios .es:

  • Los nombres de dominio pueden contener letras de la ‘a’ a la ‘z’, los números ‘0’ a ‘9’ y el guión ‘-‘.
  • No se permite el guión medio ni al principio ni al final del nombre del dominio.
  • No se permite dos guiones medios seguidos en la tercera y cuarta posición.
  • Se permiten caracteres IDN
  • Largo del dominio desde 2 a 63 caracteres

Los caracteres del nombre de un dominio depende de la extensión del mismo.

Algunas de las extensiones más populares son .com, .net, .org, .es, etc.

Los dominios son gestionados por la ICANN, una organización sin ánimo de lucro que, entre otras funciones, se encarga del control de los mismos. Desde 2013, esta organización ha dado la posibilidad de crear nuevas extensiones y que dichas extensiones sean gestionadas por entidades privadas. Desde entonces, han aparecido más de 1.000 extensiones nuevas.

Para usar un dominio, primero tiene que estar libre, es decir, no debe estar registrado por otra persona o empresa. Si es así, podremos registrarlo y entonces lo podremos utilizar. Los registros de dominio tienen una duración determinada que depende de la extensión del mismo. Por norma general, los registros se pueden hacer como mínimo por un año. Además, los dominios pueden renovar su registro año tras año de forma indefinida. Si no renovamos el dominio cuando este caduque, y después de cierto tiempo, este quedará libre para que lo pueda registrar cualquier persona o empresa.

Si no renovamos un dominio cuando caduca, este quedará libre y podrá ser registrado por otra persona o empresa.

Hay algunas extensiones de dominios que pueden tener ciertas restricciones para ser registrados como, por ejemplo, en los dominio .de de Alemania,que es indispensable residir en el país.

En la siguiente captura se puede observar la web del primer dominio registrado en Internet en 1985web del primer dominio registrado

 

Cómo elegir un buen nombre de dominio

Una de las primeras decisiones para tomar cuando se va a desarrollar un nuevo sitio web consiste en la selección del nombre de dominio en el que más adelante se albergará el portal. En muchas ocasiones, el dominio va a desempeñar en el mundo virtual el mismo papel que juega la marca en el mundo real, por ello, antes de seleccionar dicho nombre, se debería completar un análisis en que se incluyan:

  • Quién es nuestro público objetivo
  • Cuál es el objetivo de la Web: vender, informar, comunicar, intercambiar…
  • Cuál es la característica diferencial de nuestra Web: qué la hace única respecto al resto de la oferta en Internet

De este análisis se puede desprender la necesidad de inventar un nuevo nombre. Veamos algunas reglas generales para elegir un buen nombre de dominio:

Memorizable: Como una buen marca, un dominio debe ser fácilmente memorizable y relacionable con nuestra actividad. aunque lo más probable es que el mayor porcentaje de primeras visitas provengan de un buscador , si deseamos construir una base leal de visitantes asiduos, nuestras posibilidades aumentan si nuestro dominio es fácil de recordar y se relaciona fácilmente con nuestra empresa o actividad.

Marca: Si ya contamos con una marca, ésta debería ser nuestra primera opción para su dominio. Sobre todo si la marca cuenta ya con cierto reconocimiento entre sus clientes. Tenga en cuenta que las búsquedas de marca (branded SEO) hacen difícil para la competencia posicionarse bien en los resultados.

Corto: Funcionan mejor los dominios cortos que los largos. Además, cuanto más largo es un dominio, más probabilidades hay de cometer un error mientras tecleamos. Ésta es la razón por la que marcas como Häagen-Dazs o el mismo Google posean múltiples dominios en los que se prevé la posibilidad de todo tipo de errores al teclear, como guión sí o no incluido, una “o” o dos seguidas, etc.

Con palabra clave: desde la perspectiva del posicionamiento en buscadores, disponer de un dominio que incluya palabras clave es un factor que contribuye de forma importante a dar relevancia a nuestro sitio. los dominios cortos, fácilmente memorizables y que contienen palabras clave relacionadas con categorías de búsqueda muy competidas son enormemente valorados en la Red, incluso a pesar de que las últimas actualizaciones de algoritmo de Google han disminuido algo el peso del domino como factor de relevancia.

Extensión: Seleccione la extensión de dominio más adecuada para su proyecto. Los dominios .com son los más fáciles de recordar, ya que está extensión existe desde el mismo inicio de Internet. Si su portal tendrá una actividad puramente informativa, podría ser adecuado emplear el dominio .info. En negocios relacionados con la Red o que sólo disponen de una presencia online, los dominios .net son una elección natural. En aquellos casos en que su sitio Web deba estar en condiciones de competir en mercados locales, podría ser interesante hacerse con dominios ccTLD (country code Top level Domain, dominios con la extensión del país), como .es, .co.uk, .fr, para competir en cada país.

No incluya números: Es conveniente evitar los números en el dominio pues siempre que tengamos que decirlo oralmente, tendremos que especificar si nos referimos al número o bien a la palabra. Por ejemplo, si tengo el dominio denominado “midominio123.com”, tendré que especificar siempre si me refiero a “midominio123.com” o “midominioundostres.com”.

Sin guiones: Es igualmente importante evitar los guiones medios. Es mejor “midominio.com” que “mi-dominio.com” por la dificultad de recordar la existencia o no de guiones.

No usar acrónimos ni abrebiaturas: IBM o HP están firmemente consolidadas en nuestra mente y emplear ibm.com o hp.com resulta una elección natural. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones, emplear iniciales, abreviaturas o cualquier otro método de contracción resultará en un dominio poco memorizable y difícilmente relacionable con un negocio o actividad concreta.

No delegue en nadie el registro del dominio: Nuestra experiencia nos impulsa a recomendar firmemente que el registro de un nuevo dominio se realice de forma directa con un registrador debidamente acreditado por ESNIC, ICANN u otro organismo similar. En general delegar el registro de un dominio en la misma empresa a la que contratemos el alojamiento del dominio no es una buena idea. En multitud de ocasiones, hemos comprobado cómo las empresas de alojamiento Web han puesto todo tipo de trabas y dificultades para el cambio de alojamiento de un dominio a otro servidor, impidiendo el acceso al panel de configuración de dicho dominio a su legítimo propietario. Alojamiento Web y registro de dominios son dos aspectos completamente independientes de su presencia online y la mejor forma de obtener el mejor servicio en ambos es obtenerlo de dos empresas distintas especializadas en cada campo de forma que no haya ningún cruce de intereses.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!