La meta Refresh es un método de indicar a un navegador que automáticamente refresque la página Web actual después de un intervalo de tiempo determinado. Si se añade una dirección URL distinta en el parámetro content, el navegador mostrará la nueva dirección cuando realice el refresco. Si se ajusta el intervalo de tiempo a 0, el redireccionamiento se produce de forma automática tan pronto se carga la página y suele ser invisible para el usuario. Este redireccionamiento en lógica de cliente (se ejecuta en el navegador, a diferencia de los redirect 301 ó 302 que se ejecutan en el servidor) se suelen emplear en técnicas de cloaking para hacer spam a los buscadores mostrándoles un contenido optimizado para buscadores distinto del contenido mostrado a los usuarios.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!