Qué es la relevancia

Cuando hablamos de relevancia en marketing online, y más concretamente en SEO, hacemos referencia a la correspondencia que debe existir entre las palabras clave que ha introducido el usuario en su consulta en los buscadores y el contenido y código de la página web a la que ha accedido a través de los resultados de búsqueda.

Trataremos por tanto de trabajar la relevancia pues cuanto más relevantes seamos para las búsquedas que hace el usuario, más presencia tendremos en las páginas de resultado de los buscadores. Con una mayor visibilidad, garantizamos un mayor número de visitas a nuestro sitio web.

Si eres relevante serás más visible. Si eres más visible tendrás más tráfico. Si tienes más tráfico, el éxito estará más cerca

Objetivo de la relevancia

Básicamente nos centraremos en conseguir esa relevancia a través de dos vías, por un lado optimizando nuestro sitio web para determinadas palabras clave, previamente extraídas de una búsqueda de palabras clave o keyword research óptima; esto ayudará a ampliar la visibilidad y con ello el tráfico.

Por otro lado, siendo más relevantes respecto a nuestra audiencia objetiva, con ello, las visitas que recibamos serán de una mayor calidad y por tanto, tendrán una mayor probabilidad de convertir proporcionando la consecución de nuestros objetivos.

Factores a tener en cuenta en la relevancia

Cuando hablamos de relevancia no se trata sólo de poner títulos o descripciones óptimas, sino que va mucho más allá, y es que, optimizando esos factores, debemos ser relevantes al usuario no sólo con el contenido sino con la estructuración del mismo, los enlaces que confluyen en él, y dentro de una lógica arquitectura del sitio web, distribuyendo correcta y coherentemente las palabras clave que la definen, acordes al contenido de ésta.

Tendremos por ello en cuenta:

  • Definir una arquitectura basada en una correcta distribución de las palabras clave en la misma, elegir bien éstas con una buen estudio de palabras clave y la asignación de las mismas a cada URL en función del contenido de la misma en aras de ser relevantes con dicho contenido para el usuario.
  • Estructurar correctamente el contenido y el enlazado de éste.
  • Título o title, debe contener la palabra clave a la que está orientada la página, pero su redacción ha de ser natural, descriptiva y coherente con el contenido de la página. Google recomienda usar entre 40 y 60 caracteres.
  • Metadescription, no será valorada para posicionar por los buscadores, pero es el principal reclamo en los snippets de los resultados de búsqueda, la principal llamada a la acción. Será el elemento más comercial, úsalo siendo descriptivo, incluye la palabra clave, sinónimos, formas compuestas de ésta, redacta de manera natural y vende el contenido que encontrará el usuario. La longitud recomendada será de entre 130 y 155 caracteres.
  • Etiquetas de jerarquía, o los denominados Hn. Toda página debe incluir un H1, ser único, contener la palabra clave y estructurar el contenido de la página a partir de éste utilizando el resto de Hn de la página. H2, H3, …
  • Texto y densidad de palabra clave, es importante que las páginas web incluyan texto. Depende del tipo de web, si es transaccional, informativa, social, etc. puede variar el volumen de texto, pero siempre será óptimo desarrollar un texto relevante al contenido y a la palabra clave por la que el usuario llegó a la web, convirtiéndose relevante para el usuario. Incluye de nuevo las keywords objetivo de la página, sin abusar, con una redacción normalizada y descriptiva. El texto debe aportar valor al usuario y se debe escribir por tanto para éste, no para un rastreador de un buscador. Ten en cuenta que debes tener una densidad de palabra clave lógica, en torno al 2-4% siempre que se usen sinónimos o palabras que el buscador asimile como tales sin resultar repetitivo y poco práctico para nuestro visitante.
  • Imágenes y textos alternativos de éstas, atributo alt. Utiliza imágenes, son un reclamo de lo más atractivo para el usuario, pero siempre etiquétalas correctamente. Usa para ello el atributo alt y en el valor de éste, incluye un el texto alternativo que describa de manera precisa el contenido de la imagen, incluyendo la palabra clave elegida que defina la imagen, sin abusar ni aglomerar palabras clave en estas imágenes. Cuando estas imágenes son usadas para enlazar otros contenidos, el texto alternativo de la misma será usado por Google como anchor text o texto de ancla del enlace.
  • Enlaces internos y sus textos de ancla o anchor text, cuando enlazamos otros contenidos desde la página, el texto que incluye el enlace hacia ese contenido, se denomina anchor text. Es tenido en cuenta por los robots de los buscadores a la hora de determinar el objeto de la página vinculada. Debe ser conciso y relevante con el contenido que enlaza. En los buscadores modernos suele representarse con un texto azul y subrayado.
  • Amigabilidad de las URL o URL semánticas, deben serlo tanto para el usuario como para los buscadores, por ello recomendamos que además de incluir la palabra clave, tengan una estructura lógica y se comprenda perfectamente al leer el contenido de la misma. No debemos incluir símbolos, acentos u otros caracteres o variables que impidan su comprensión. Tampoco excedernos en su extensión.

Si puedes recordar la Url, será una señal inequívoca de que es amigable

Buenas prácticas en la optimización de la relevancia

El contenido de tu página web debe ser rico y acorde a la expectativa del usuario, aporta un valor al usuario con él.

A la hora de definir los anteriores factores de la relevancia, redacta con naturalidad, sin ser repetitivo, usa sinónimos, se coherente con lo que el usuario espera y el contenido que se enlaza, titula, describe o define.

Evita el contenido duplicado, la generación del mismo resta todo tipo de relevancia a la página. El buscador a la hora de mostrar contenido relevante con la búsqueda realizada por el usuario, siempre ofrecerá aquel que además de serlo, se diferencie del resto. Si repites, duplicas contenido, será uno de los factores más penalizados por los buscadores, llegando a ser motivo per se, de una penalización formal o manual de Google.

Cuida de no generar contenido no rastreable para los buscadores, tanto voluntaria como involuntariamente. Evita los marcos, la web programada con frames e iframes, con tecnología flash, pop up, Ajax, etc.

Crea continuamente nuevos contenidos, si los rastreadores comprueban que es estático, dejará de ser relevante, por lo que genera contenido, nuevas páginas, desarrolla el blog, las FAQ o preguntas frecuentes. Piensa y desarrolla una correcta estrategia de generación de contenido relevante.

Si usas el blog, etiqueta y categoriza el mismo con sentido y de manera relevante.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!