Los buscadores atribuyen un plus de relevancia a los resultados de aquellos dominios orientados geográficamente a la misma zona desde la que el usuario hizo la búsqueda.

Los buscadores atribuyen una orientación geográfica por defecto a los dominios geográficos de alto nivel (country code Top Level Domains o ccTLD) como .es, .it o .fr. Esta orientación geográfica es independiente de la geolocalización del servidor (aunque una geolocalización cercana a la mayoría de usuarios redundará en mejores tiempos de descarga) y tampoco es configurable desde las herramientas de los buscadores como Google Search Console, las Herramientas para Webmasters de Bing y Yandex Webmaster.

En estos casos, los dominios se orientan geográficamente al país correspondiente.

Para los dominios genéricos (TLD), los buscadores se fijan en segundo lugar en la localización del servidor a partir de la IP del dominio, siendo este dato igualmente un input importante también para dominios ccTLD. Puede consultar dónde se geolocaliza la IP de su dominio con herramientas como IP2location.

En tercer lugar, los buscadores toman en cuenta también de qué tipo de dominios recibe la mayor parte de enlaces entrantes, y dónde se geolocalizan a su vez estos dominios. Con estos tres factores, los buscadores adjudican una geolocalización determinada a un dominio.

Adicionalmente, algunos buscadores pueden consultar la localización del propietario de un dominio consultando la información WHOIS del mismo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!