Un campo semántico es un conjunto de palabras cuyo significado está relacionado de alguna manera. La relación puede ser de varios tipos:

  • Hiponimia: cuando uno de los elementos contiene en sí mismo el significado de otro. Por ejemplo, pertenecen al mismo campo semántico: coche, descapotable, vehículo, berlina, coupé…
  • Meronimia: cada uno de los elementos designa a una parte de otro elemento. Por ejemplo: cazuela, cazo, sartén, menaje…
  • Lineal: los elementos forman parte de una serie, como lunes, martes, miércoles…

Los buscadores agrupan palabras que comparten campo semántico de acuerdo con su relevancia, de forma que podemos emplear los términos desechados (los que no se convirtieron en etiqueta del tesauro) para emplearlos en los textos y áreas prominentes de las páginas agrupadas bajo esa etiqueta con el fin de lograr una excelente relevancia para una mayor amplitud y variedad de búsquedas relacionadas que, muy probablemente, incluirán términos del mismo campo semántico.

De igual forma, las subsecciones y páginas de detalle que componen una sección temática de un sitio Web deberán concentrarse, idealmente, en torno a un mismo campo semántico.
Tanto la usabilidad como la relevancia apoyan este principio.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!